Camagüey, la poción mágica de la pelota

1458547_608065882586198_214121641_n

El nuevo logo de Camaguey para la Serie Nacional. Foto Raúl del Pino

Envenenado por la Serie Mundial y el triunfo de Boston, cavando  más profundo lo de la maldición del Bambino y los malos augurios neoyorkinos, me bebí  este  fin de semana el vinito mío que aunque amargo…es mi vinito…y  me gusta, vaya.

Y el equipo de mis amores, Camagüey, se las trae, tiene lo suyo y encanta e ilusiona a miles de los que habitamos esta tierra que casi va a cumplir medio siglo de fundada.

1450784_608044519255001_1712634386_n

Norge Luis Ruíz. Hoy es el primer abridor de Camaguey. Novato del año de la Serie anterior. Foto Raúl del Pino

La novena de esta tierra lleva varios años coqueteando con los lugares del 12 al 15 en las últimas ediciones de la pelota cubana, la Serie Nacional de Béisbol, pero la gente  sigue acudiendo al estadio de pelota, consumiendo el cucurucho de  maní, la rosita de maíz y el graniza´o sobrevalorado  de dos pesos.

El duelo Camagüey vs. Granma tenía en la jornada de apertura dos atractivos: ver al novato del año anterior, Norge Luís Ruíz, lanzar por el equipo de casa; mientras que de la banda oriental, el incentivo corría a cargo del fenomenalmente brutal Alfredo Despaigne, a quién hoy en esta isla nadie puede hacerle fuerza, pues su gran rival hoy entrena en Chicago.

1450784_608044525921667_1846890427_n

Alfredo Despaigne es un fuera de serie en la pelota cubana. Foto Raúl del Pino

A Norgito, el Caballo de los Caballos, como lo bautizara la comentarista de televisión Julita Osendi, le llevó la pelota a la Avenida que pasa tras el Cándido González en la cuarto envío. Al otro día al “Viyo” Odelín, Despaigne le hizo caminar dos bien lejos también, auque las cercas se encargaron de detener las Mizuno 150. Parecía imposible dominar a Alfredito, el último de los Mohicanos.

1450784_608044522588334_325029886_n

El trabajo arbitral será vital para elevar el nivel de la pelota cubana. Foto raúl del Pino

Pero lo mejor de los  dos primeros juegos-el tercero se jugará hoy en Granma para festejar el 500 Aniversario de la Villa se San Salvador de Bayamo- fue la inesperada remontada del equipo local para dejar al campo a los visitantes.

El protagonismo corrió a cargo de Henry Quintero, un novato de 19 años que le devolvió los sueños de clasificación a los fanáticos de acá, a pesar de estar a penas en la segunda fecha del torneo. El parque de bici a la salida, se hacía eco de los comentarios.

1395867_608068075919312_707040263_n

La afición sigue insultando a los atletas y árbitros. Foto Raúl del Pino

Pero lo cierto es que la proeza estuvo apoyada por el descontrol de los pitcher granmenses y la pésima defensa que arrastran estos conjuntos del este del país.

Granma se vistió de Granma y volvió a  su salsa, la de los errores que le hacen botar juegos, incluso cuando el rival se encuentra moribundo como este Camagüey,  que en lo particular no me convence a la hora de sacrificio y las enseñanzas del maestro Carlos Tabares con lo de “dejar la piel en el terreno” . Y ojo, porque peloteros talentosos para el nivel actual de la pelota cubana, sí tiene hasta para clasificar.

Un triple de Quinteros se conjugó con el tiro a la goma que dejó salir de su mascota increíblemente el receptor  a la defensa. Era un suicidio lo del corredor. Primero porque en home le aguardaba Carlos Barrabí con una postura  de más de 130 kilos; y segundo, porque  cuando el corredor pisó tercera ya la bola la tenía el segunda base a escaso metros tras la medialuna.

1458547_608065872586199_172080286_n

Nuevos bates de la Serie. Foto Raúl del Pino

El umpire como resorte automático había decretado el out, pero las evidencias de la bola en el suelo, y los gritos de desesperados de obscenidades-un mal que no acaba de extinguirse en la afición cubana- le hicieron rectificar al hombre vestido de negro.

3 anotaciones por 2. Ganó el equipo de mis amores. A la gente le gusta las bolas y lo strikes. Veremos si 45 juegos les dan a los  camagüeyanos para clasificar, y seguir deleitando a su afición, aunque sea en horario laboral.
La Serie Nacional de Béisbol está de vuelta. Espero que mi licor me desintoxique de la victoria de los que usan Medias Rojas en Boston.

*Las fotos corrieron a cargo de mi colega y amigo periodista Raúl del Pino Salfrán

Anuncios

Publicado el noviembre 5, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: