Colas: yo marco, tú marcas, todos marcamos

DSC00398

Caricatura tomada de la sección del DEDETÉ del semanario Juventud Rebelde

Deben ser muy diversas  las formas de hacer cola en el mundo, supongo que cada una con su impronta y peculiaridades. Se hacen en todos sitios y por disímiles causas: los feligreses en la Plaza de San Pedro para ver al Papa, la gente en Tanzania para coger un autobús, otros para votar en las elecciones de los países de Centroamérica, las que hacen en Ceuta miles de marroquíes con el objetivo de pasar las mercancías de un continente a otro.

Y cola -también le llaman fila en otras zonas de habla hispana-, así, en la acepción que excluye los asuntos del pelo, la parte más prolongadas de algunos mamíferos y los adhesivos para pegar cosas, es un tópico cultural cuyo modus operandi recogen incluso algunas constituciones de los pueblos más remotos.

cola

Cola común

Acá en mi país las colas tienen “infraestructura” de instituciones. Academias  que suelen fundarse en cualquier sitio promocionador  de ofertas caritativas con la salud de los bolsillos. A su vez,  estos largos y nunca uniformes tumultos se convierten en especie de centros de gestión de la información popular sin acceso restringido, apto para todas las edades y con bibliografía oral.

Si usted desea conocer cuál es el último chisme del vecindario o las especulaciones de la unificación de la moneda, no deje de hacer una cola. Pierden entonces “credibilidad” los medios de información masiva; la gente en la colas son como blogs parlanchines con tesis e hipótesis más fundamentadas que la teoría de la relatividad de Einstein.

cuba-cine-cola-de-pelicula-1

Si lo desea lleve algo para leer, así se relaja en la espera

Marque, pida el último- probablemente ausente- en cualquier cola que encuentre; lo mismo en una de la panadería, que en la de la bodega, que en una donde hayan bajado de precio juguetes o picadillo, lo que sea. Verá que no existen reglas. Preferiblemente sácale turno a su primo o a su vecino, y apúntese doble si despachan solo una cantidad determinada por homo sapiens.

El caso es entrar en esa salsa, experimentar sus interioridades. Pero lleve además de la jabita de nylon, un escudo protector y audífonos especiales para los altos decibeles característicos de estas “reuniones”, donde las personas suelen exaltarse sobremanera por eso del stress con el calentamiento global.

filasPuede toparse quién marcó desde horas de la madrugada, defensor de su sitio a capa y espada, o aquellos con la cara muy tiesa para pelear el puesto que le fue marcado por menganito de  tal y por el decreto ley más cuál.

En ocasiones la situación se vuelve insostenible incluso para agentes del orden público. Aparecen las embarazadas y los impedidos físicos priorizados, aunque la deshumanización de muchos le juegue gato por liebre, o pollo por pesca´o.

Si los problemas organizativos se tensan en lugares determinados, entonces se recurre al mágico sistema  del Plan jaba y Amas de casa, con fronteras muy difusas en su concepto práctico, y con analogías al procedimiento de las dietas que en conjunto conforman las Oficodas en coordinación con los médicos de la familia.

110324cuba_400Nuestras colas se han convertido en espacios inherentes e infranqueables de la cotidianidad de millones de habitantes. El cubano que no sepa hacerlas está bien embarca´o; y aunque las metodologías para enfrentarlas son diversas, tanto el personal jurídico como el natural deben adherirse a un estilo de lucha determinado.

Así que si usted es “colero” de raza y vive en Noruega, Suazilandia o en Laos, y necesita de un intercambio cultural, pues yo le convido a que se de un saltico por una de las filas de La Mayor de las Antillas. Opciones tiene varias.

Mire, lléguese a una oficina de correo el día del cobro de los jubilados, o busque un pasaje en la terminal de ómnibus interprovincial para fin de año.

Voy a terminar, siento la respiración de un colega necesitado de las bondades del Windows y el Mozilla de esta PC. Otras colas me esperan.fila-banco

Anuncios

Publicado el marzo 20, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: