Y si me hago un cuenta propia

1284707672_1

Cuba habilita locales para los llamados Particulares

Desde 2012 acá en mi isla preciosa se ha expandido  un virus loco capaz de dañar el intelecto moralista de cualquier homo sapiens cuyo registro civil se conserve  en territorio nacional.

Sus efectos suelen reflejarse en un 99 por ciento con el   síndrome del Cuentapropistoulos Cubanistus. Los médicos y economistas lo atribuyen a factores sociales endémicos de este país, con una temporada ciclónica muy convulsa que provoca el alza de los precios tanto en sus variantes  CUC y CUP.

Resulta difícil mantenerse inmune a la pandemia que ataca fundamentalmente a los nacidos en las décadas de los 80 y principios de los 90. Y aunque en lo personal me inyecto algunas dosis de esperanza salarial, la epidemia parece mucha más fuerte que la peste bubónica. Por tal motivo me figuro en varios personajes para que el “ingreso” a la clínica de pacientes particulares  no me coja de sorpresa.

cuba

Los bicitaxis demandan de una alimentación fuerte

Una vez en la categoría de “Agente libre” podría convertirme en bicitaxero. Tras conseguir un préstamo de casi 5000 mil pesos- estos aparatos valen más que un Rolls Royce en Dubai- solo  quedaría el papeleo de la patente, y alimentarme mejor para no perjudicar mi hemoglobina a la hora de dar pedales.

Sería una especie de conductor culto, con cierto dominio del inglés, condiciones que me permitirían acoger clientes foráneos, quienes quedarían complacidos al mostrarles  mi Camagüey Patrimonial.

La opción no es del todo despreciable; claro, exige no solo del sacrificio físico, sino además textil, pues la facha característica de esta profesión: medias hasta la mitad de la pantorrilla, botas cañeras o tenis rebajados en las TRD en combinación con desmangadas, no me va mucho que digamos. Además, tendría que memorizar un bando de canciones de Marco Antonio Solís, o romperme los tímpanos con algunos temas de reguetón.

cuenta10

En ese papel puedes prescindir de los conocimientos relacionados con la plusvalía.

De vendedor en un catre, timbirichi o merendero es otra de las propuestas de moda. En ese papel puedes prescindir de los conocimientos relacionados con la plusvalía. Generalmente este tipo de comerciante no es quien lleva el peso de la inversión.

Tampoco en dicho oficio se requiere de mucha teoría gastronómica; con reglas elementales de la Comunicación podría hacer más atractiva la propuesta del menú. Sin embargo, preferiría verme en el “status” de relacionista público y/o responsable de recibir a los comensales en los paladares promocionados en internet para atraer a los clientes desde los propios aeropuertos.

cuentapropista-01-foto-abelrojas

Los atracadores de guajiros “fluctúan” en masas

Otra de las variantes podría ser la de atracador de guajiros en los puestos de arreglar celulares. He visto a más de un supuesto graduado de la UCI, mentirles a pobres infelices que enloquecen cuando ven por primera vez un smart phone .

Ni el mismísimo Bill Gate podría idear los software de estafas de estos pillos, quienes por trastearte   el Motorola te cobran como mínimo 5 Pesos Convertibles. Pero ya son tantos los afiliados a este sindicato de las comunicaciones que tampoco me atrapa la variante.

Las características del suelo camagüeyano y los más de 300 mil habitantes de la ciudad han hecho que se incrementen el número de parqueos de bicicletas. La figura del parqueador alcanza notoriedad y solvencia económica. Una vez arrendado el local al estado, cada vehículo sin gasolina puede ser custodiado como mínimo por 200 centavos, en tanto en horario nocturno la tarifa sube  hasta los 500. Los “dueños” de los más legendarios estacionamiento podrían hacer solo en una mañana el equivalente a un mes de trabajo de este periodista.

images

A los seres humanos le sigue creciendo el pelo, entonces siempre habrá algo que cortar

Como barbero tampoco estaría del todo mal. A los seres humanos le sigue creciendo el pelo, entonces siempre habrá algo que cortar. En este proyecto los más preocupante es la corriente eléctrica y las cuentas con la OBE. El resto queda de tu parte. Los pelados oscilan entre los 10 y 20 pesos, en dependencia de los estilos y modas. La presencia de 10 cabezas juveniles en una jornada sabatina te llenaría de valor para entrar el domingo al agromercado.

Me resulta imposible mencionar todas las “candidaturas” laborales que ahora mismo se debaten en las posibles elecciones de mi futuro. Con las locuras del post moderno slogan de Oferta y Demanda, las variantes son múltiples. Mas por el momento me aferro a mi título y a las condicionantes del servicio social.

19ya-cooperativas-no-agropecuarias

Las cooperativas llegan al sector del Transporte

El  síndrome del Cuentapropistoulos Cubanistus amenaza la salud de ingenieros, historiadores y médicos veterinarios.

Es como una especie de H1N1,  gripe aviar,  enfermedad de las vacas locas, que convierte a la gente en dulcero,  cochero, chapeador de patio o en independiente repartidor de paquetes de series y novelistas cursis de Univisión.

Yo por si acaso me mantengo frente al monitor. Por ahora  yo me lo pienso…luego me cuentapropeo.

Anuncios

Publicado el mayo 16, 2014 en Mis tiros a gol en crónicas y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: