Carta abierta a mi mejor amigo albiceleste

ImagenEn la farándula bloguera se ha puesto en onda eso de dedicarle algún que otro post a un “compatriota” cercano. Caben pullitas, chistes, halagos, debates contemporáneos y hasta críticas que luego Facebook se encarga de difundir como una especie de Misión Computer Adentro.

Pero lo de mi socio Raúl del Pino, el que se encarga de las Reflexiones, sí que partió el bate de la política editorial de los medios nacidos y los que están por nacer en Cuba. Logró adueñarse de un espacio en la edición impresa del semanario Adelante para dedicarme un artículo que me ha hecho en esta semana más popular que los millonarios de la revista Forbes. Y ojo; no hay insinuación y/o homosexualidad mediática, como muchos allegados han especulado. Al menos mi novia ya sabe de los atributos masculinos de su pareja.

Su artículo, nunca exento de “errores conceptuales”, incentivó lo de nuestra rivalidad deportiva. Sorpresivo resultó su intento de tirarme un sombrero, mas yo con las actuaciones que por estos días me deja Neymar JR, si que le voy a tirar un cañazo digital.

Y para no irme del tema que él mismo propuso, seguimos con lo del fútbol. Dejaré fuera detalles de la NBA y su metamorfosis a los actuales Campeones Spurs deribado de su odio enfundado hacia el Miami de Lebron. Tampoco voy a tocar el tema del softbal para que estas páginas tengan un happy end.

Al Rauli le cuadra la Argentina. Presume de saberse la composición química de las aguas del Río de la Plata, y hasta piensa postularse para integrar  el Gabinete de Cristina Fernández.

Imagen Es tan albiceleste Raúl que olvida que su carné de identidad le delata su ciudadanía adscrita  a la Oficina de Emigración del barrio de La Mosca en Camaguey, Cuba, y que su condición poco rítmica le impide tomarle el paso al tango de la tierra de Gardel.

Imagen

Pero el problema de Raúl no es su fanatismo en sí por Argentina, su dificultad “pasioneuronal” radica en los genes antibrasileros que le nublan la vista y no le dejan dormir.

Señores, si ustedes le vieran vestido de croata el pasado día 13. No importa contra quién juegue Brasil, el disfruta si la canarinha pierde.

Peor es escucharlo hablar de pronósticos y su elección de posibles cruces para octavos, cuartos y una súper hipotética Final, en la cual, como podrán imaginar, no puede faltar el equipo de sus amores.

Ya le he dicho que en la vida todo llega. Ningún santo puede ser tan cruel de dejarle ir de este mundo sin ver a su equipo levantar la Copa del Mundo. Creo que ya sacó reservación para Qatar en 2022.

Admiro cómo disfruta las victorias en Juegos Olímpicos y cómo se desvive cada vez que se acerca la Copa América; porque eso sí, Raúl y yo no dejamos de ver los partidos juntos, y burlarnos uno del otro con numeritos pesa´os. Recuerdo en 2010 cuando choteaba los apellidos de los brasileros, en especial el de Elano Blumer. Ja, ja.

Pero en lo de nosotros nadie se puede meter. Ni holandeses, ni alemanes, ni italianos, ni españoles, nadie; porque solo nosotros conocemos de códigos y límites.

Él vive pendiente del Maracaná como si fuese el diseñador se su remodelación o el inversionista sentimental de la obra edificada en 1950. Estoy seguro que solo le consuela un fracaso argentino solo si pierde Brasil.

Yo trato de aminorar su obsesión. Le recomiendo que eche un vistazo al escudo de la Conferención Brasileña de Fútbol. Me riposta con eso de que vivo de la historia, y que con los de mi especie no se puede discutir.

Imagen

Igual, le quiero aunque tenga problemas con  la presión, y se vuelva loco por crear toda una gran infraestructura para ver el Mundial, que lleva desde el llenado de una piscina inflable hasta la búsqueda de cervezas Tínimas, diseñadas exclusivamente para su consumo porque soy semiabstemio.

De seguro para el partido del cruce ante Suiza tendré que calmarlo. Ojalá la albiceleste no le defraude y no se le cruce con los alemanes, su enemigo más temido.

Vendrán más mundiales y el Rauli y yo seguiremos en lo mismo, seremos viejitos y no lograré hacerlo brasileño, mi objetivo va más allá de lo imposible. Será primero hincha del Real Madrid. Siempre canta un WTF que dice Messi, Maradona y un tal Pancho, son más grande que Pelé.

El Rauli siempre le pegará de zurda como el programa de Telesur aunque anote con frecuencia autogoles en las ediciones de los universitarios juegos Taínos.

Reportó: Fidel Alejandro Manzanares Fernández

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el junio 26, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Lourdes Mazorra

    Ayy Fide con lo lindo que quedo lo que te escribio Raul, no obstante al final lo de ustedes es una relacion amor/odio imposible de romper, aunque ya presiento una no muy lejana (contra)reflexion de Raul pintada de albiceleste

  2. Jajajajaja, me cuadró, no podía esperar menos de ti, yo sabía que te había dado donde te dolía, y aquí la prueba de ello. Pero bueno, sigue pensando que el picadillo es carne, y que brasil va a ganar este año, tú sabes que todo lo que yo dije en mi post es verdad, de cuando reclutas gentes, de cuando te molestas cuando son argentinos, de como mismo yo disfruto cuando pierde brasil tú lo haces con argentina…de la pendejá que tienes por no hacer un papelazo en tu casa…
    Jajaja, pero tranquilo, ya lo dijiste, llegaremos a viejos y seguirmos así, lo único que cuando a ambos nos sobren canas ya tendré más estrellitas en el pecho que tú, ya verás.,… Buena pincha, en serio me cuadró…

  1. Pingback: Al fin lo logré | Reflexiones de Raúl

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: