Archivos Mensuales: agosto 2014

A las 4y10

imagen-cuba

Foto clásica de la salida de la escuela . En pandilla y cuadrando la jugada

Ahora me ha dado por acostarme del lado neuronalmente habilitado para reproducir historias de cuando era chama y echaba a fajar a los pececitos peleadores y enrollaba con pita los trompos provenientes del plástico fundido de guacales de cerveza Tínima.

Por aquel entonces el uso horario de mis contemporáneos en la escuela no creía en eso del Meridiano de Greenwich, nosotros solo nos regíamos por uno muy especial, el de las citas y las guaperías al terminar la jornada docente: Las 4 y10 pm. (Algunas instituciones tenían las 4 y 20 para la salida) Lee el resto de esta entrada

El extraño caso del fichaje de un futbolista cubano

 

cmg-vs-cav8

Keyler Gracía tiene gran capacidad de ataque. La foto autoría de Raúl del Pino.

 

No se si el chino me estaba “inflando” con su jerga reguetonística. Tenía que cerciorarme. Entonces supe de su presencia en los entrenamientos del equipo de futsal de Camaguey. Hasta el recinto de la Polivalente me mandé bajo un sol abrazador, excitado por la corriente de los valores noticia.

Le hablé  sin muchos rodeos, y para que no hubiese distancia en el diálogo también puse en práctica mis habilidades léxicas del farandulezco diccionario de la calle.

“Chama, ¿qué hay? Me dijeron que firmaste en Suiza.”

Y la conversación resultó breve pero interesante. Lee el resto de esta entrada

Apagones de la infancia

apagon_cuba-374x450

El factor Luz podría resultar perjudicial en el desenvolvimiento de la tarea en la noche anterior

Mi etapa de la enseñanza primaria corrió bajo el yugo torturador de los apagones. La década del 90 para los infantes en esta isla trascendió con un sello distintivo de muy bajo voltaje.

Corrían los tiempos del PAEC y el PAEME. Te lo hacían saber los cartelitos y los “interrogatorios” de los profes en pleno matutino: “A ver, Fulanito, ¿qué has hecho pa´ ahorrar?”. Uno le salía al paso con: “Apagué las luces de la casa, desprendí del toma el KRIM 218, y no dejé abierto el frío cuando saqué el pomo de agua”. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: