Archivos diarios: octubre 6, 2014

Memoria D´Colección

comocaidasdelcielo2

Sopita Maggie

Regada en los blogs de algunos homólogos anda fragmentada parte de la leyenda de las Colecciones. Lejos entonces quedó mi estudio de la génesis del fenómeno, enmarcado en la era Periodoespecialesca. Pero a mí me queda mucho por decir al respecto, porque fui niñito cubano de la última década del siglo que ya dejamos atrás.

Las colecciones. ¡Que bárbaro! La gente las tiene de todo tipo: pájaros e insectos disecados, sellos, libros, monedas, huesos, aparatos sexuales raros, bonsáis, radios, tecnología vieja de IBM, cartas de navegación, hasta manuscritos falsos del Papa… qué sé yo. Existen cientos de fetichismos al respecto. Sin embargo nada, nada podría compararse con la espectacularidad de las colecciones de papelitos, sobrecitos y etiquetas de mercancías que teníamos los infantes cubanos de hace 20 años.

Les explico. Una Colección, teóricamente hablando, no es más que aquella cantidad de basura almacenada en soporte de libros o libretas, y que prendida por presillas, los chiquilines antillanos llamábamos Álbum. La recopilación funcionaba como un pasatiempo con valor de uso, cambio, y podía inclusive traernos algún capital. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Memoria D´Colección

comocaidasdelcielo2

Sopita Maggie

Regada en los blogs de algunos homólogos anda fragmentada parte de la leyenda de las Colecciones. Lejos entonces quedó mi estudio de la génesis del fenómeno, enmarcado en la era Periodoespecialesca. Pero a mí me queda mucho por decir al respecto, porque fui niñito cubano de la última década del siglo que ya dejamos atrás.

Las colecciones. ¡Que bárbaro! La gente las tiene de todo tipo: pájaros e insectos disecados, sellos, libros, monedas, huesos, aparatos sexuales raros, bonsáis, radios, tecnología vieja de IBM, cartas de navegación, hasta manuscritos falsos del Papa… qué sé yo. Existen cientos de fetichismos al respecto. Sin embargo nada, nada podría compararse con la espectacularidad de las colecciones de papelitos, sobrecitos y etiquetas de mercancías que teníamos los infantes cubanos de hace 20 años. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: