Receso laboral por Vacaciones

sdf

A veces persiste un error conceptual en lo que se denomina vacaciones. Derecho de la masa trabajadora, que suena teóricamente más o menos así: “Las vacaciones laborales es el derecho que tiene todo trabajador a que el empleador le otorgue un descanso remunerado por el hecho de haberle trabajado un determinado tiempo.”

Pero siento que en ocasiones se tergiversa la nomenclatura del término. Según apunta el submayor almacenado en los archivos de las chicas de Departamento de Economía de mi institución. Mi blog y yo, por ejemplo, acabamos de entrar de Vacaciones. 15 días fuera…y eso es lo que se me apunta en la tarjeta de firma como turno al bate: Vacaciones.
Pero no. Eso no anda bien semánticamente. Lo mío fue otra cosa. Lo catalogo como Receso laboral con flexibilidad quincenal, así y punto. Claro, sin que se me abone el salario básico correspondiente a la parte de la jornada de trabajo.

sfgfLas vacaciones tienen otra salsa como componentes. La carga y la pólvora van juntas como el fusil Mauser de Fico, el fusilero de la tropa de Elpidio Valdés. Mire, uno se va de vacaciones cuando un pariente le invita a Varadero porque usted tiene FE, o cuando se va de excursión con los gastos pagos a una villita hotelera en Guardalavaca; o cuando a alguien le da por pagarle una semanita en la Habana, vaya pa´ que guajirees un poco en la Plaza de San Francisco con las palomitas mansas.

El Receso laboral es otra onda. La gente lo coge porque ya te avisa el jefe inmediato superior: “Oye tas pasa´o. Viene una inspección y ya no te puedo dar más de larga”. Enseguida se pone cara de que se acabó el gas en la casa, y uno se queda pensando en ese evento que jamás apareció, justificador de las vacaciones. El pariente no llegó; y como ya se acabaron las gratuidades, olvídese de todo lo concerniente a los estímulos del Vanguardia Nacional.

Se sacan las vacaciones hasta sin querer. Incluso llega uno a sentirse en un conflicto salarial.
Existen los que sí entienden de vacaciones, por tener cierta infraestructura monetaria que les permite planificar ese negocio.

¿Y qué se hace a ciencia cierta en el Receso laboral? Pues agenciarnos una agenda cargada para no aburrirnos; siempre y cuando no afecte nuestra economía.

Hay a quienes les da por visitar un familiar, por meter pa´ plan tareco, o simplemente se ponen a averiguar los números de la bolita aunque no se jueguen un peso. Son miles las variantes para el entretenimiento en la temporada alta del receso laboral. Son muchas. Se incluyen las más tradicionales: leer, escuchar música, ver películas o series idiotizadoras, y alguna que otra salidita nocturna con los menores daños colaterales al bolsillo.

Vacacionar a mí me parece asunto de utopías. Llevo casi tres años de graduado y no me he topado con ninguna. Si usted tiene la dicha de disfrutarlas y anda de vacaciones, pues felicidades; pero si lo que le tocó es un recesillo laboral…suerte con el fijo de la lotería.

Anuncios

Publicado el febrero 25, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: