Archivos Mensuales: septiembre 2015

Y esa pelota ¿a quién le importa?

cmg-vs-gtm1044

Gradas del Estadio Cándido González Morales. Fotos: Raúl del Pino

Al Yuli Gurriel, quien amenazó recientemente con romper relaciones diplomáticas definitivamente con la Federación de Béisbol de este país, le envuelven varios números de espanto, enmarcados en la última década de la pelota cubana. En el Petco Park de San Diego, allá por 2006, se identificó en la hoja de anotación del juego de la Gran Final, con el out 27-vía de los strikes -.

Los japoneses ganaban su primera corona en Clásicos Mundiales. Y a nosotros el subcampeonato nos supo a gloria porque justificaba los años apartados del deporte profesional. Pero la vida se encargaría de darnos los galletazos suficientes para despertar.

El 01 de los Industriales capitalinos también tiene el privilegio de registrase como el último bateador en la historia del béisbol de los Juegos Olímpicos: roletazo al short stop, doble play, victoria de los chicos de Corea del Sur, y fiesta en Seúl. Agosto de 2008, casi me da una cosa. “iluso, iluso”, me diría años más tarde. Han pasado ya varios ciclones beisboleros. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Y esa pelota ¿a quién le importa?

cmg-vs-gtm10Al Yuli Gurriel, quien amenazó recientemente con romper relaciones diplomáticas definitivas con la Federación de Béisbol de este país, le envuelven varios números de espanto, enmarcados todos en la última década de la pelota cubana. En el Petco Park de San Diego allá por 2006, se identificó en la hoja de anotación del juego de la Gran Final con el out 27- vía de los strikes -.

Los japoneses ganaron su primera de dos coronas en Clásicos Mundiales, y daban brincos de alegría. Nosotros nos creímos los dueños de la verdad absoluta, y que el subcampeonato era la muestra de acierto por el camino correcto.

El 01 de los Industriales capitalinos también tiene el privilegio de registrase como el último bateador en la historia de la disciplina en Juegos Olímpicos: bases llenas, juego 3-2, roletazo al short stop, doble play, victoria de los chicos de Corea del Sur y fiesta en Seúl. Agosto de 2008, casi me da una cosa. “Iluso, iluso”, me diría años más tarde. Han pasado ya varios ciclones beisboleros.

Precisamente en aquel año olímpico, el tipo duro ahora de los Mets de Nueva York, Yohenis Céspedes, contemporáneo con el mediano de los hijos del héroe del Mundial de Parma, batió de 6-6 ante Camagüey en el Cándido González. Aquellos tiempos…iba con fervor al estadio, y no me pintaba la cara ni usaba chamarretas alegóricas a my favorite team, porque no estaban a disposición del público en la cadena de tiendas minoristas. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: