Archivos diarios: octubre 20, 2015

El chicle

cariesEl béisbol de Cuba en los Panamericanos de Toronto terminó con un eufórico bronce (desdichado metal deportivo), y se defendió en la antesala con un hombre portador de un chicle en la boca. ¿El mascador? Rudy Reyes. Rudy terminaría de tercer bate, con la chamarreta número 10 reservada exclusivamente solo para Yulieski Gurriel.

Al parecer los efectos del chicle son espectacularmente curativos, porque la actuación de R.R resultó de lo mejor en la carrera deportiva del hombre de los Industriales, quien por cierto, mucho animó desde el banco en el Primer Clásico Mundial en 2006. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: