El chicle

cariesEl béisbol de Cuba en los Panamericanos de Toronto terminó con un eufórico bronce (desdichado metal deportivo), y se defendió en la antesala con un hombre portador de un chicle en la boca. ¿El mascador? Rudy Reyes. Rudy terminaría de tercer bate, con la chamarreta número 10 reservada exclusivamente solo para Yulieski Gurriel.

Al parecer los efectos del chicle son espectacularmente curativos, porque la actuación de R.R resultó de lo mejor en la carrera deportiva del hombre de los Industriales, quien por cierto, mucho animó desde el banco en el Primer Clásico Mundial en 2006.

A mí en lo personal, el chicle siempre me había parecido una payasa´ de los americanos que salían en las películas donde volaban los carros y se tiraban tiros que no mataban a nadie. Tanto movimiento de la quijada pa´ una cosa que se le finiquita el sabor en menos de tres minutos. Pero claro, en mi experiencia de niño cubano de los 90 no se divisan muchos chicles que digamos; así que jamás puse en práctica eso de botarlo cuando se le terminaba el paladar.

En mi primaria quien se llevaba una plastilina comestible a la cavidad bucal, era valorado como el verdadero tipo duro, o niña dura, para no entrar en disyuntiva genérica.

Era la época de las colecciones de sobrecitos -ya le dediqué un post al  tema- y si usted se venía con una gomita de mascar de esas que tenían a los Power Rangers como publicidad, portaba muchos puntos a su favor en materia de personalidad. Nunca supe porqué lo de mover la mandíbula sin sentido te daba sello distintivo. Lo que sí me daba  un hambre… como si hubiese consumido un pomo de suplemento vitamínico Polivit.

imagesLa cosa en sí como principio del célebre filósofo alemán, Kant, era dilapidar chicle. No importaba cuán viejo fuese, su fecha de fabricación no interesaba. Algunos incluso se arriesgaban a contraer cualquier parásito, pues se lo prestaban. “Dámelo un ratico, ahorita te lo devuelvo”. Se escuchaba con frecuencia la súplica. Una inspección de la FAO y de la OMS hubiese sido fatales para la reputación de la escuela.

Almacenarlo también tenía su inventiva. En lo personal, cuando llegaba a la casa lo pegaba en algún vaso con azúcar, disuelta en H2O. Me creía que semejante proceso productivo le eliminaría la condición de insípido al chicle.

Lo mío con la goma de mascar era semi traumático. Una anécdota: en 1996 se estilaba los planes de viajes a los hoteles para los obreros con la condición Vanguardia Nacional. A mí padre, que trabajaba como un mulo, les fue asignado un módulo para el complejo hotelero Hatabey-Siboney. ¿Cómo olvidar aquel nombre aborigen, las  sábanas de las habitaciones, la piscina ultraclorificada, y mi descubrimiento del Cartoon Network Channel?

Pues bien. Antes de tomar el tren, mi tío al verme vestido con camisa bacteria -modelo muy de moda en los 90, muy fashion- me dio 5 centavos dólar despenalizado, un chavito, que era el término coloquial-oficial. “Vaya, pa ´ que especule en Varadero”. Lo tomé, guardé aquel tesoro hasta llegar el momento exacto.

Me fui de compras con aquel capital y me les perdí a mis padres en pleno lobby de la instalación. Me buscaron desesperadamente. Tenía 9 años. Aparecí tras media hora, movía desaforadamente la boca. “Fide, ¿dónde estabas?”. “Salí a comprar un chicle, mamá.” Aún conservo la calcomanía pegada en la base de mi ventilador IMPUT blanco. Tiene dibujada una tal Bárbara con un número 3.

Anuncios

Publicado el octubre 20, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. MAIDEL MENDEZ LA ROSA

    Realmente MUY EMOTIVO y lo digo en grande porque me has hecho reir mucho pero al mismo tiempo me has hecho reflexionar y recoradar que casi tosos masacamos un chicle cuando eramos menosres y ahora los que no lo hicimos lo deseamos hacer. Nada para disparar un tirito.Gracias por recordarme parte de mi infancia.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: