Qwerty

Coelho de forma sintética y genial, me dejó conocer, en su libro Verónica decide morir, los orígenes del teclado moderno que hoy disfrutamos. Resulta que en 1873 un tal Christopher Scholes diseñó la primera máquina de escribir.30f

En principio, sus usuarios primarios  tecleaban excesivamente rápido; entonces concluyó  colocarles las teclas lo más lejana posible a su consecución alfabética, y así afectar su sistema cronológico e impedir  a su vez que el  mecánico equipo se trabase.

De tal forma surgió el sistema Qwerty (orden de las primeras letras), que luego la compañía Remington se encargó de hacerlo viral en materia de ventas, sin la inclusión de la @, claro.

Actualmente la vorágine y el disparatado ritmo de vida han lastrado seriamente las verdaderas intenciones de Christopher. Hoy cada quien escribe como le viene en gana, al punto de dislocar y confundir cualquier sistema de comunicación  establecido de la cultura occidental. Desconozco los disparates en el caso del uso del teclado  hebreo o chino mandarín; supongo de su existencia.

La ortografía, o la falta de ella, se ha convertido en un problema bien serio; primera causa de muerte por infarto en el miocardio de los principales estudiosos del tema de la Real Academia Española, RAE. Propongo al Consejo de Seguridad de la ONU que tratase este tema como un asunto de extrema prioridad.

Irrespeto total. Los canales y códigos establecidos se ven violados constantemente vía SMS, chat. Estamos al borde de la incomunicación; sin embargo largos debates, fórum e investigaciones a cargo de notables especialistas, se han sucedido al respecto en los últimos tiempos.

¡Ah! Pero lo de Féisbu no tiene perdón de Dios, ni de Cervantes.  Shakespeare debe también remorderse en su tumba con taquicardias.

Deberíamos tener un mínimo de respeto ante la magnitud literaria de  estos señores; incluso por la memoria de García Márquez.

Un mínimo de decencia  es lo único que se requiere ante el libertinaje ortográfico. Sería oportuno fundar  un frente de la A hasta la Z, como exigiendo justicia; una especie de movimiento social a favor de los derechos de la ortografía. Un referendo constitucional para navegar en Internetlandia, donde nos acojamos a la cláusula 512 que indique la expulsión o el retiro de algún grado de escolaridad a los infractores reincidentes.

Claro, a los gatekeepers de la empresa de Mark Zuckerberg solo le interesa vender, ya eso lo sabemos; pero si en vez de andar filtrando información a la CIA y a Donald Trump, y poniéndonos cositas lúdicas para conocer el color de nuestra ropa interior, amonestara a los intrépidos que comentan y escriben “hacer” sin h y “llevar” con b. ¡Sacrilegio!

Cada vez que me asomo al time line y me topo con esas “tallas”, quisiera  llamarlos, al menos a la reflexión, o enviarlos de vuelta a la enseñanza primaria.

Porque no me parece justo tanta agresividad para con el intelecto ajeno. Y que nadie me venga a decir que la modernidad, los problemas con la mortalidad infantil, ni la vida agitada de la farándula, ni ocho  cuartos.

Exhorto a quienes concuerden conmigo (si se suman profesores de importantes y reconocidas instituciones docentes, mejor) a realizar una especie de exorcismo a Christopher Scholes; una peregrinación hasta su tumba en Wisconsin a ver si nos da unas pistas para impedir el flagelo. Algo se requiere hacer.

Lancemos el hash tag #SalvemosAQwerty. Salvemos al teclado y a toda su ortohumanidad.

 

 

 

Anuncios

Publicado el diciembre 15, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: