¡Píntate el pelo Lazarito, píntate!

contra-carmine-tommasone-italiaLázaro Álvarez va camino al ring sobrado de rutina ambientosa*, transita en zigzag; monta su propio espectáculo; usa siempre el peinado que este en lo más encumbrado de la farándula. Lleva su barbilla hasta el hombro, y enseña el bíceps como si arropara 60 kilogramos de masa corporal demoledora. Luego boxea, y casi siempre tras el último asalto le levanta uno de los brazos el hombre vestido de blanco y negro.

Le apodan El Príncipe.Es natural de Pinar del Río, y cuenta con un aval de respeto con tres coronas mundiales, bronces olímpicos de los certámenes de Londres y Río de Janeiro, y medallas áureas en varios de los campeonatos organizados por la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA).

Lazarito, como le llaman los “cariñosos” locutores y comentaristas de la televisión cubana, dejó precisamente en la capital brasilera una de las más grandes deudas para con su flamante trayectoria deportiva. Su ausencia en la final de los wélters ligeros, a mi entender resultó una verdadera derrota, pues tenía sobrados argumentos para llevarse el título a casa; en cambio se quedó su actuación en el recuerdo y el recuento de las redes sociales, en especial con el féisbu.

A la vuelta, en la apertura del nuevo ciclo olímpico rumbo a Tokio 2020, me topo un torneo Playa Girón en su edición de 2016 sin Álvarez. Tras la especulación, el Director Técnico de la escuadra de los Domadores de Cuba, Rolando Acebal, alegó que el púgil pinareño había cometido varias indisciplinas por lo que había sido sancionado a 6 meses fuera del centro de preparación Orbeín Quesada, alias La Finca.

El Príncipe, ni corto ni perezoso no se quedó dado y ripostó: “En una información que salió se mencionaba que la sanción había sido a causa de varias indisciplinas que cometí y no es así. Realmente fue por teñirme el pelo, algo que sé no está establecido en el reglamento interno de la escuela, pero lo hice por un asunto religioso y no por una cuestión de moda”.

Si me quedo con la versión del sancionado, lanzaría una interrogante de inmediato: ¿Estamos de broma, verdad? #AreYouKiddingMe. ¡Separan al chico de un centro de preparación, medio año, por temas de peluquería!

Terrible el asunto. Sé que la exigencia de los entrenadores de boxeo se caracteriza por ser de las más ejemplarizantes, de allí los innumerables certámenes conquistados por el denominado Buque Insignia del Deporte Cubano. Pero vamos, no hay que exagerar.

El chico declaraba en entrevista la forma de llevar el asunto con su entrenador: “Traté de explicarle educadamente, con moderación, pero él nunca me creyó. Le propuse incluso hacer una reunión con los atletas para explicarles que era por un tiempo determinado y no crear situaciones negativas en el equipo, pero no quiso.” ¿Entonces?

¿No habrá asuntos más importantes para preocuparnos? Tal vez, sobre cómo insertarnos más en eventos de élite semiprofesional; buscarle un 91 kilogramos que le haga más fuerza en el país a Erislandi Savón; no perder un año sabático sin Leinier Pero; proveer de un arsenal ganador a Yosvani Veitía en eventos importantes; darle mayor protagonismo a las figuras noveles y en ascenso en la peleítas más cómodas de la próxima Serie Mundial, y acoger luego la Gran Final del certamen. No sé.

Algún problema debe haber con la logística, la equipación, los valores nutricionales de algunos atletas. Cualquier asunto debe ser más importante que la textura momentánea del cuero cabelludo del estelar de la división.

Gracias a Dios, Messi ya se quitó lo de rubio del pelo. Dicen que Luis Enrique leyó  un SMS enviado por Acebal, y la Pulga se puso a tiro.

Espero que Lázaro tome nota rápido, y que en este 2017 se le cumplan los mandamientos o profecías, para que en la capital japonesa bajo la bandera de los 5 aros logre pintarse de verdad, pero con una medalla dorada en el pecho.

Rutina ambientosa*: Expresión fisiológica del boxeador cubano que de forma cuasi marginal conjuga guapería con alarde, en la búsqueda del respeto del oponente de turno; y por consiguiente procura la admiración del espectador.

Anuncios

Publicado el enero 3, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: