Pregones, límites y ¿jurisdicción?

pregon. jesus villar 1Supongo que varios siglos antes de la formación de los estados nacionales en Europa, ya el arte de pregonar era dominado por intrépidos juglares y desesperados vendedores, partícipes en experimentos de nuevas formas de gestión económica.

Tal vez alguno de ellos se embarcó en La Pinta, una de las tres carabelas comandadas por el genovés Cristóbal, y enseñó los artilugios del pregón a los discípulos de Hatuey en estos predios caribeños. Luego el conocimiento pasaría de boca en boca, de plaza en plaza, de carreta en carreta, de candonga en candonga.

Pero, ¿hasta qué punto algo puede ser “pregonable”? Me explico mejor. ¿Existe límite, alguna legislación de la Oficina Nacional de Asuntos Tributarios o el Ministerio de Finanzas y Precios, o de la Academia Cubana de la Lengua, que establezca qué y cómo puede ser pregonado por ambulantes . Lo digo porque recién escuché promulgar a gritos la venta de jicoteas chiquitas. Entiéndase bien por chiquitas ausencia de grandes.

Estaba la fémina desprovista de palangana con agua . Su andamiaje textil, conformado por: pañuelo rojo con arabescos blancos, espejuelos veraniegos oscuros, tapa-sol azul marino procedente de Ecuador, pescador-jean y tenis cómodos. Portaba además una jaba grande de la cual salía una planta de patio tradicional. Parecía una especie de Alejandro de Humboldt  en plena jornada de protección a los océanos. Era el 8 de junio, seguro.

Y yo, que no tengo cara de naturalista, no corroboré la mercancía pregonada. Pero de inmediato mi madre me confirmó que sí, que pasa todos los días y muestra las jicoteas a los interesados.

Te explica como debes criarlas, cuánta comida necesitan, las medidas higiénico-sanitaria; incluso hasta te habla de lo buena que son pa´ recoger toda la brujería que puedan echar en casa”. Así me describe todo el proceso de marketing y compra-venta, mi progenitora, quien ve en esas andanzas a la mujer todos los fines de semana.

Me conmovió tanto que hasta sentí ganas de jugarle un pesito al número 6, jicotea.

Ella, la vendedora, siguió su rumbo a expensas del accionar del cuerpo de inspección del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente de la República de Cuba , que ya debe estar muy preocupado por las capturas de las cotorras, la caza furtiva del carey con destino paladares, y los avatares con el manjuarí.

Las tortuguitas expendidas se suman a esa extensa lista de productos sui géneris que se ofertan de forma ambulante por todo el archipiélago, sin tenerse en cuenta esa magia tradicional que identificaba al pregonero de antaño, capaz de endulzar con melodías la oferta de maní. Una seducción oral encantadora y/o manipuladora.

Ahora se anuncia a voz en cuello la compra de cualquier pedacito de oro, se vende luz brillante y se cambian botellas por refresco y leche en polvo; en una era moderna muy limitada de ingenio y sobrada en ganas de estafarte. Así sucede fundamentalmente con los portadores de ambientador.

Percheros, cuchillas de afeitar, vinagre, pastel, papa -lo de la papa es intenso-, pen drives, chocolatín, miel de abejas. En la actualidad se vale cualquier cosa, todo a domicilio; no precisas llegarte a una zona comercial, la gente pregona variado a precios siempre ajustables al desconocimiento de la Oferta y Demanda, o a la Oferta vs.Demanda.

Este capítulo de los pregones modernos en Cuba es imposible de teorizar por tomo alguno de El Capital de Marx; no hay leyes de la Comunicación capaces de definirlo. Se desconoce la línea jurídica capaz de regularlos desde el punto de vista fonético, gramatical. El marco teórico referencial de la  categoría vendible” es de lo más complejo por resolver de la Ciencia.

Dicen que los chinos se esparcen extra fronteras, pero la red comercial cubana encabezada por la Asociación de Pregoneros Callejeros, seguro los supera en número de afiliados.

Por mi parte les digo que lo pensé mejor y me lanzaré al mercado con unas tortuguitas, una bobería; unos ejemplares de Galápagos. Fáciles de alimentar. Cconsumen más de3 kilos de vegetales a diario. Necesitará tres o cuatro vidas antes de verlas morir. Si les interesan me lo hace llegar con su comentario en el blog.

 

Anuncios

Publicado el junio 29, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: