De cómo Cuba saca boleto pa’ Rusia 2018

Fútbol-Callejero_Ot-7Acá la tormenta subtropical Alberto ha dejado agua, mucha; un viaducto quebrado en Sancti Spíritus, con anécdota incluida tiempo la Falla de San Andrés, y un mar de chicos esperando que pare de llover para irse adelantando las piruetas inspirada por la Copa del Mundo de Rusia 2018.

En Cuba, desde el Mundial del 2002 en Corea-Japón (fecha del auge expansivo de la TV Panda a color en familia) a los cubanos nos da por pintarnos la cara cada cuatro años. Ahora con lo de las nuevas tecnologías presumo una locura total esquizofrénica en Féisbu con eso del Mundial. La mayoría pedirá vacaciones, se presentarán certificados médicos mentirosos, y se verán los juegos hasta de Arabia Saudita aunque la mayoría no sepa que esa gente lo que sí bien sabe hacer es producir petróleo con los de la OPEP.

Se acerca el asunto, y todos calentamos motores. No importa que la selección nacional haya perdido en las eliminatorias en su segunda fase con Curazao; una islita de la Holanda de ultramar, más pequeña que la mayoría de las provincias cubanas.

Pero a nosotros eso nos resbala. Corremos a hinchar por Argentina, Brasil, Alemania, España, Francia, Cristianolandia, Italia; bueno Italia no, aunque no dudo que algún despista´o lo haga.

La mayoría en este archipiélago desconoce que su selección nacional estuvo una vez en una Copa del Mundo ( edición de Francia 1938), y que nuestro arquero se fue a comentar por radio otros partidos de la Copa, y nos dejó desguarnecido el arco.

Según apuntes de mi colega y amigo Oreidis Pimentel, publicados recientemente en el prensa local “El 5 de junio en el Stade Chapou, de Toulouse, debutaron ante 7 000 almas. Los videos disponibles hoy en día muestran cómo los cubanos asombraron a todos con su empuje y rápido desempeño, goles de Socorro, Magriñá y Tuñas que dejaron el marcador 3-3 en tiempo agregado.

Fueron tan espectaculares las atajadas del pequeño Carvajales que Ricardo “El Divino” Zamora (el meta del Real Madrid) fue a estrecharle la mano y le dijo “¡No sabía que era usted tan grande!”, vaya elogio, sin contar que contrataron a Benito como narrador para la radio francesa”.

Nosotros somos capaces de aprendernos la cancioncita de la rusa apincelada que promociona el evento, con tal de ajustarnos a tono al proceso futbolero. Pero del balompié nacional nada de nada, ni del proyecto en la cancha sintética de la Polar en La Habana. Tampoco podemos pedirnos más cuando nuestro propia liga es clandestina, en términos mediáticos.

En un país que antaño tenía hijos que soñaban con la pelota, ahora respira fútbol; aunque sabemos que el ADN sigue siendo beisbolero a pesar de la partida de Víctor Mesa y la no presencia de público en la famosa Serie especial de preparación para los Juegos Centroamericanos de Barranquilla.

Cuando el Real Madrid ganó su tercer título consecutivo de Champions hubo un desfile por todo 23 en el Vedado habanero, así que ahora no dudo que si gana cualquiera de las selecciones antes mencionada el tema se torne trending topic para los cubanos.

Hasta se podrían implementar cupones promocionales en la tarjeta de abastecimiento para aprovechar un fenómeno como este; como cuando la Coca-Cola reprodujo en sus laticas al perrito Striker,  de mascota, con las banderas de las 32 naciones en la justa de Estados Unidos 1994.

Lo cierto es que no llega el día 14 de junio con la inauguración. Aun la prensa local no empieza a sacar las ediciones tradicionales con las nóminas de cada equipo; la gente no corre periódico en mano para discutir en la esquina si fulanito no está o si perencejo usa la número 10. Porque el cubano es muy conocedor de periódico viejo. Y si el esquí se pone de moda, también no las damos de conocedores, aunque en Cuba no nieve.

Recién veía un comercial de Quilmes donde se  le pedía a los fanáticos argentinos apoyar con todo a la albiceleste. Y pensé en una futura campaña publicitaria en Cuba; vaya, por si clasificamos para la versión de Singapur en 2076, con los camellos del transporte público pintados con la bandera y las imágenes de los de la selección nacional; incluso con uno de los nuestros nominado al Balón de Oro y promocionado por el refresquito Coracán.

Algunos en otras partes del mundo no lo saben, pero en Cuba ya hace mucho se respira Copa Mundial de Fútbol. Somos muy malos jugando y administrando la Liga local, con más de un siglo de vida, pero nos encanta el grito de gol. Somos de esas naciones pintorescas que soñamos con volver algún día . Ahora falta que pare de llover.

Publicado el junio 7, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: