De Notre Dame y otros tesoros perdidos

_106479271_gettyimages-1137427571Hubo hace par de décadas atrás un programa dominguero de la TV cubana dedicado a los niños. Constantes cambios en la programación desde entonces me impiden recordar el nombre. Tenía una tanda de peli especial que en ocasiones varias nos mostraba de protagonista al Jorobado de Notre Dame, con sello distintivo doblando las campanas, enamorado de la bella gitana. Tuvo que ser la preferida de los productores a juzgar por la frecuencia exhibida.

Descubrí desde entonces que Francia tiene suerte para la tragedia, pero la recordamos más por el amor.

Aquella matiné infantil de antaño me despertó el juicio sobre todo lo trascendente acontecido a orillas del Sena, con un valor cultural que parece atraparnos sin distinción de edades; aunque la mayoría no hemos leído lo suficiente de la Ilustración, Napoleón, su Código Civil, los chalecos amarillos, y la política de Enmanuel Macrom en 2019.

Francia que ahora es campeona del mundo de fútbol con los hijos de las tierras que mucho saqueó, sufre como todos los que amamos la cultura universal. Sufre en este abril su adorada catedral Gótica, testigo de la beatificación de Juana de Arcos en 1909 y de otras tantas historias. La reparación, según expertos, podría durar 20 años.

Pero un vistazo más amplio a tragedias, conflictos y pérdidas de lo más genuino del arte nos permite una panorámica más abarcadora. Fijémonos en el Louvre o en el British Museum, que ponen a disposición del público algunas piezas que no fueron precisamente forjadas ni en territorio galo ni británico.

Mármoles del Partenón de Atenas, que ya tiene en su currículo incendios y bombardeos, yacen en Londres. Así que los griegos solo se quedaron con la historia , pero no con en el patrimonio físico que una vez erigieron unos cuantos siglos antes de Cristo.

El expolio colonial siempre ha sido tremendo. Va más allá de gobiernos y falsos papeles que le justifiquen; mafia y mercado negro han tenido su protagonismo de sobra. Aunque el propio gobierno francés, por ejemplo, se ha comprometido a entregar decenas de piezas de arte africano que se exponen en museos del país. Malí, Benín, Nigeria, Senegal, Etiopía y Camerún, tendrá alguna que otra recompensa.

Otros conflictos de reclamaciones tesorísticas retroactivas se mantienen. Los de Colombia le solicitan a España el regreso del Tesoro Quimbaya, que reposa en el Museo de América de Madrid; y el conflicto de Alemania y Egipto por el busto de Nefertiti tiene más de lo mismo, parece interminable. Además está la Venus de Milo, que un día apareció sin brazos, y se la llevaron lejitos de Grecia, y sus habitantes la quieren de vuelta.

Y entre tanta tragedia de valiosos bienes raíces, a mí el temerario fueguito en Notre Dame además del programa televisivo de fin de semana, me hizo recordar el llanto de otros, por la riqueza saqueada, y que no trasciende del todo. Tal vez porque sus dueños originales no son tan mediáticos.

El colectivo integrado por militantes de ISIS, la OTAN , los ejecutores y chanchulleros provocadores de guerras civiles, coches bombas, nos han dejado sin la Gran Mezquita de Samarra, los Budas de Bamiyán, la antigua ciudad de Bosra en Siria, la Gran Mezquita de Alepo, un caudal que vino al mundo mucho antes que se pensara la catedral de Nuestra Señora de París.

Lo árabes , los persas, los medio-orientales no son tan populares en eso de identificarse con recibir donativos por indemnización a causa de daños culturales, así que seguro el marido de Salma Hayek no supo nunca donde mandar un chequecito similar al depositado para la reconstrucción de Notre Dame.

Algunas llamas tiene más alcance que otras, porque seguro la combustión comercial tiene sus particularidades químicas.

Para la recaudación pública que hace falta para la reconstrucción de Nortre Dame me apunto (no con mucho, porque ni tengo tanto) pero si hacen otra para lo incendios menos publicitados, también. Luego la Unesco nos condecora a todos, seguro. Y hasta nos de una excursión gratis al Hermitage de San Petersburgo, sino no coge candela claro.

PD: El 15 de abril es de lo más trágico de la historia. En sus primeras horas pero en 1912 se terminó de hundir el Titanic; en el 2013 similar fecha fue testigo del atentado en el Maratón de Boston; la mayor tragedia del fútbol inglés ocurrió en el estadio de Hillsborough; además en las primeras horas de ese día de 1865, murió Abraham Lincoln tras un disparo en la cabeza; Pedro Infante, el actor mexicano se mató en accidente de aviación.

Anuncios

Publicado el abril 19, 2019 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: