Breve crónica a dos tipos duros

45f44fb6c774dad9ace0013ea07997e7La Gaceta Oficial de la República de las Efemérides del Caribe hace una pausa triste en el 11 de mayo.
La lápida de Bob Marley en Nine Miles, lo atestigua; mientras la de Ignacio Agramonte jamás pudo hacerse en físico a falta de cadáver, aunque el diamante queda en alma.
El teatro Stanley de Pittsburgh resultó el último escenario de batalla de Bob, los potreros de Jimaguayú, el del amado de Amalia.
Al líder rasta un pisotón en el dedo en un partido de fútbol por allá por Inglaterra, le avisó del cáncer que le liquidó con 36 años; Agramonte nunca terminó de cumplir 32.
Siglos distantes, símbolos diferentes, grandeza similar, aunque a Bob mucho se le ha acusado de misógino.
Pero fueron dos tipos duros, duros de verdad.
Uno reinó en el planeta Reguee , otro fue príncipe de las glorias constitucionales cubanas y mucho más.d546e2d2ebfaccb4956e3eec16f065a2

Publicado el mayo 11, 2020 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dispara a puerta tú también

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: