Archivo del sitio

Béisbol se escribe con 42

153678-0-600

Jackie Robinson inmortalizó el 42

Ahora que se han hecho más populares Los Dodgers gracias a la “locura” desatada por un chico cubano llamado Yasiel Puig, medio descarrila´o en las conferencias de prensa, y a la hora de visitar academias para peloteritos en Los Ángeles, me cae en la PC un drama deportivo, cuyo protagonista me motivó a dedicarle un post por todo lo que significó para el mundo de las bolas y los strikes, cuando esta franquicia ni siquiera pensaba mudarse a las inmediaciones del Pacífico en los Estados Unidos.

Tras la despedida este año del panameño Mariano Rivera, la cátedra del pitcheo a la hora de cerrar los encuentros, ya ninguna otra camiseta en la pelota de las Grandes Ligas tiene el derecho de exhibir el 42.

DAY 05

Cada año en el mes de abril los peloteros de la MLB usan el número 42 en el uniforme

Y es que nadie podrá suplir a Jack Roosevelt Robinson, el primer hombre “no blanco” que se enganchó la chamarreta de los Brooklyn Dodgers para convertirse en el deportista más polémico de la historia del béisbol de la Gran Carpa estadounidense.  Lee el resto de esta entrada

Ellos también son cubanos

OAKLAND ATHLETICS VS LOS ANGELES DODGERS

Yoennis Céspedes y Yasiel Puig

Cuando escribí en mi artículo La MLBísima mirada del pelotero cubano, acerca de las “locuras” de algunos atletas de esta isla por irse a triunfar  en los Estados Unidos, no me refería a los súper talentosos, a aquellos que les queda muy chiquita la Serie Nacional de Béisbol. Entiéndase, Alfredo Despaigne, Yulieski Gourriel, Freddy Asiel  Álvarez, y el ya “desaparecido” José Dariel, el Pito  Abreu.

En este grupo minoritario, pero que va in crescendo, figuran jugadores que ya trascendieron  la categoría de prospectos. A esta lista podríamos añadir la veintena de cubanos enrolados en la Major League Baseball, y a la que pronto se sumarán otros, en detrimento también de nuestro Clásico Nacional.

Y eso sí que no lo podemos omitir. Lástima que las razones políticas, tan intrometidas como injustas, le tiendan trampas a varios de los que vinieron al mundo en esta tierra, y que con orgullo dicen: “Yo soy cubano.” Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: